Menú Principal

Historia SML

Que el Servicio Médico Legal lleve más de cien años funcionando como tal es producto de una serie de esfuerzos por profesionalizar la carrera forense.

Su impulso vino de la mano del Dr. Carlos Ybar de la Sierra, médico de la Universidad de Chile, quien instaló en el país la visión de la medicina legal que se venía desarrollando en Europa.

Hasta entonces, la medicina legal era un concepto asociado solamente a la morgue, el lugar donde los médicos de ciudad autopsiaban a las personas fallecidas en la calle. En las universidades, la cátedra de médico legista se enseñaba teóricamente.

El 31 de agosto de 1915 se dictó el Decreto 1851 que reglamentó las labores y el funcionamiento de la Morgue de Santiago. Por entonces, ya se contaba con los terrenos en Avenida La Paz, Independencia –lugar donde aún se encuentra su sede central- para levantar lo que a futuro sería el “Instituto Médico Legal”.

¿Quién fue el Dr. Carlos Ybar de la Sierra?

Nacido el 21 de abril de 1860 en Valparaíso, se le atribuye ser el padre de la medicina legal en Chile.

Destacado alumno de la Escuela de Medicina, recibió una beca otorgada por el Gobierno de Chile para perfeccionar sus estudios en Alemania. Los viajes por Europa y su interés por la docencia le abrieron la mirada sobre cómo proyectar un organismo forense, más allá de la “morgue”.

Fue así como se preocupó de construir un Instituto Médico Legal que contemplara un laboratorio de toxicología, una sala de autopsias, una sala para exámenes de sangre y preparaciones microscópicas, una sala para biblioteca, un museo y un servicio médico en la Casa de Orates.

Visionario, el modelo planteado por el Dr. Ybar ha sido la base del Servicio Médico Legal de hoy, donde confluye la función pericial, junto con la administrativa, investigación y docencia.

Con los años, la institución se transformó en Servicio y se expandió a regiones.