Menú Principal

Constatación de lesiones

El examen de constatación de lesiones está dirigido a toda persona que ha sido víctima de una agresión física, accidental o intencional, que requiera certificación de su gravedad, antigüedad, tiempo de curación y nivel de incapacidad, entre otros.

Consiste en un examen físico y de revisión de antecedentes, cuyo procedimiento es solicitado por la fiscalía o tribunal que investiga la causa.

Es importante que presente en el Servicio Médico Legal todos los antecedentes médicos que avalen la existencia de sus lesiones, especialmente en el caso de que éstas ya no sean visibles debido al tiempo transcurrido.

Tenga claridad que por ley, el Servicio Médico Legal no está autorizado para curar heridas o intervenirlas. Para su atención médica, recurra a los centros de salud públicos o privados.

¿Qué debo hacer para constatar lesiones?

En primera instancia, ante un hecho que ha dejado lesiones, realice la denuncia y asista, si es necesario, a cualquier servicio de salud para dejar constancia de ellas.

Posteriormente, la entidad que lleve la causa y según corresponda (fiscalía, tribunales o juzgados) lo derivará al Servicio Médico Legal para el trámite de constatación de lesiones.

Con la orden de constatación de lesiones, pida hora al SML según la modalidad de atención de cada una de las sedes. Esta citación también puede ser solicitada por el tribunal.

Al momento del examen en el SML debe presentar:

– Cédula de identidad. En caso de extravío se requiere copia de la constancia de pérdida o bien de renovación de documento emitido. En caso de menores de edad que no posean este documento, presentar Certificado de Nacimiento.

– Los niños deben venir acompañados de un adulto que cuente con su cédula de identidad.

– Comprobante de atención de urgencia en caso de haberlo requerido.

– Copia de documentos médicos (fichas clínicas, radiografías u otros) que permitan obtener información complementaria sobre las lesiones a constatar.

Tenga claridad que, por ley, el Servicio Médico Legal no está autorizado para curar heridas o intervenirlas. Para su atención médica, recurra a los centros de salud públicos o privados.